Contra la decisión de Trump de trasladar su embajada a Jerusalén

Contra la decisión de Trump de trasladar su embajada a Jerusalén

Sindicatos y organizaciones sociales firman una declaración contra la decisión de Trump de trasladar su embajada a Jerusalén

Jerusalen - Capital de Palestina

Como no podía ser de otra manera, la sociedad civil da la cara contra la decisión unilateral de EE.UU. de aceptar que Israel se apropie de la capital de Jerusalem.

Apoyándo y poniéndonos de lado de la población palestina, el Centro Social Trilce se hace eco de las movilizaciones de decenas e ONGs, sindicatos y otros colectivos de defensa de los Derechos Humanos posicionándonos contra este  paso que atenta contra el Derecho Internacional.

La Ciudad de Jerusalén no forma parte, según el Derecho Internacional del Estado de Israel

Según la resolución 181 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, conocida como la resolución de partición de Palestina, Jerusalén adquiere un estatus especial como “Corpus Separatum” bajo la administración de las Naciones Unidas.

Nunca llegó a aplicarse esta administración internacional.

En la actualidad las Naciones Unidas consideran a la parte Oriental de Jerusalén un territorio palestino ocupado por Israel desde la “Guerra de los 6 días” de Junio de 1967.

En 1980, el parlamento israelí aprobó la “Ley de Jerusalén” que declaró unilateralmente Jerusalén como capital eterna e indivisible del Estado de Israel. Las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas 476 y 478 condenaron la “Ley de Jerusalén” declarándola una violación del Derecho Internacional.

Por todo ello, las organizaciones firmantes, rechazamos la violación del Derecho y la legalidad Internacional cometida por la administración Trump, reconociendo unilateralmente a Jerusalén como la capital del Estado de Israel que en nada contribuye a un deseado proceso de paz en la región.

[…] Información completa en boicotisrael.net

Israel asaltó el velero rumbo a Gaza

Israel asaltó el velero rumbo a Gaza
en el que viajaba nuestra amiga Sandra Barrilaro

Hacía una semana que, desde el puerto de Barcelona, partió el velero Zaytouna tripulado por 13 mujeres con rumbo a tierras palestinas para llevar solidaridad y denunciar el bloqueo israelí.

imagen_10_10_16_13_16_pegadaDentro del pasaje de la flotilla viajaba nuestra amiga fotógrafa y escritora Sandra Barrilaro, quien visitó el Centro Social junto a Teresa Aranguren para presentar el libro Conta el olvido. Una memoria de Palestina y expuso una veintena de fotografías sobre la vida de la población palestina en la mayor carcel del mundo.

Desde el 27 de septiembre, Sandra Barrilaro se encontraba navegando junto a relevantes mujeres de varios países de todo el mundo para denunciar el ilegal e inhumano bloqueo que durante más de diez años está castigando colectivamente a los casi dos millones de seres humanos que viven en la Franja de Gaza que se prolonga desde 2007.

A pesar de que se venía exigiendo el respeto a la libre navegación de este barco civil y que se impidieran nuevos asaltos violentos en aguas internacionales de la armada pirata israelí, ésta volvió a actuar con total impunidad y contra toda legalidad internacional asaltando un barco civil que navegaba rumbo a Gaza en aguas internacionales del Mar Mediterráneo. Desde hace siete años esos ataques, que constituyen actos de piratería en toda regla, han asaltado todos y cada uno de los barcos internacionales que han intentado romper el bloqueo marítimo del mar palestino de Gaza.

imagen_10_10_16_13_59_pegadaEste año han sido mujeres de todo el mundo quienes han gritado a Gaza que no está sola en su lucha contra el bloqueo y han tendido lazos de solidaridad con las mujeres palestinas, resistentes a una triple opresión: a la generada por la ocupación israelí, a la causada por el patriarcado, y a la opresión generada por la prejuiciosa mirada occidental. Durante la navegación por el Mediterráneo seguramente el barco de mujeres habrá tenido a pocas millas otros barcos de mujeres, hombres, niños y niñas que buscan refugio lejos de las guerras de países en conficto. En Gaza, cuando cada dos años miles de bombas son lanzadas indiscriminadamente en la zona más densamente poblada del mundo, nadie tiene posibilidad de huir ni por un mar bloqueado, ni por una tierra cerrada por un muro, ni por un aire poblado por drones y aviones de guerra.

  • Esta (madrugada, mañana, tarde) la piratería israelí ha impuesto la fuerza por encima de los derechos humanos y la legalidad internacional. Se ha apropiado de nuevo del Mar Mediterráneo asaltando y deteniendo en aguas internacionales a trece mujeres que han sido llevadas secuestradas a Israel, lugar hacia el que en ningún momento se dirigía el Zaytouna, cuyo destino era el puerto de Gaza en Palestina.
  • Denunciamos que Israel siga atacando barcos civiles en aguas internacionales.
  • Denunciamos que un régimen racista y de apartheid continúe colonizando Palestina.
  • Denunciamos que gobiernos, como el del Estado español, ni protejan el derecho a la libre navegación, ni condenen los ataques israelíes a barcos civiles, ni hayan llevado a cabo en 68 años acciones y políticas efectivas para poner fn a la ocupación y el bloqueo.
  • Exigimos protección hacia las pasajeras del Zaytouna, llevadas contra su voluntad a centros de detención israelíes, y su inmediata puesta en libertad.

Las fotillas y otras acciones directas seguirán produciéndose y la sociedad civil seguirá llamando al boicot al apartheid israelí, como lo hizo contra el sudafricano, hasta que se ponga fn a la ocupación y el bloqueo.

Sandra Barrilaro, finalmente llegó a Madrid deportada de Israel el viernes

Sandra Barrilaro, como el resto de las trece pasajeras del Zaytouna fueron interceptadas a las cuatro de la tarde del miércoles en aguas internacionales navegando hacia el puerto de Gaza y llevadas contra su voluntad al puerto militar de Ashdod donde llegaron cinco horas después. Desde allí fueron seguidamente trasladas a la prisión de Givon, al sur del aeropuerto de Ben Gurion.

A Sandra no se le ha permitido ninguna llamada ni comunicación con el exterior hasta la visita hoy a las 12h de las abogadas de la flotilla y de representantes de la embajada española, que nos han comunicado que “hemos podido verla y se encuentra bien”. A las 20h ha podido realizar una llamada en la que ha confirmado los detalles del vuelo.

imagen_10_10_16_13_57_pegada  imagen_10_10_16_13_56_pegada

Tras el asalto, el Ministerio de Asuntos exteriores envió a la embajada israelí en Madrid un mensaje verbal en que que les trasladaba que el Gobierno “defiende los principios del derecho internacional sobre la libre navegación”, pero no se ha producido protesta formal alguna de las autoridades españolas al gobierno israelí por ese asalto en aguas internacionales de un barco civil en el que navegaba una ciudadana del Estado español.

Fuente: http://www.rumboagaza.org/category/noticias/

Docenas de ciudades españolas “libres del apartheid israelí”

Docenas de ciudades españolas “libres del apartheid israelí”

El movimiento de denuncia al régimen de apartheid israelí, va en aumento. Colectivos como Trilce, y otras entidades se suman a este movimiento…

Cádiz, capital de la provincial autónoma de Andalucía del estado español, ha sido la última localidad en aprobar una moción de apoyo al movimiento de liderazgo palestino “Boicot, Desinversiones y Sanciones a Israel (BDS)…

La campaña ha creado un mapa que indica los ELAI. Está apoyada por movimientos sociales, negocios, escuelas, medios e instituciones públicas a lo largo del estado español

Declarándose a sí mismas Espacios Libres de Apartheid Israelí, las autoridades locales acuerdan el boicot a corporaciones cómplices de las violaciones de la ley internacional y de los derechos de los palestinos, así como la rotura de los lazos con el régimen israelí y sus instituciones cómplices. También apoyarán los esfuerzos en aumento de concienciación local y se comprometen a la adquisición de políticas concienzudas basadas en los derechos humanos del pueblo palestino.

Riya Hassan, coordinadora europea del Comité Palestino Nacional del BDS (BNC), ha dicho:

“La campaña de Espacios Libres de Apartheid Israelí a lo largo del estado español está inspirando esfuerzos similares en otros países. El hecho de que estas declaraciones hayan sido votadas por ayuntamientos elegidos democráticamente refleja el creciente apoyo al movimiento BDS por los derechos palestinos, no sólo a nivel de base sino también en el de los gobiernos. Esto conducirá a la larga a la opinión publica a estar a favor de las comprensivas sanciones contra Israel, hasta que de por finalizada la opresión sistemática de los palestinos,”

[…]

Origen: Docenas de ciudades españolas se declaran “libres del apartheid israelí”

Dátiles israelíes MEDJOUL

Dátiles israelíes MEDJOUL, ¿por qué no comprarlos?

Como parte de la campaña #YoNOComproApartheid, el Centro Social Trilce viene denunciando la complicidad de algunas empresas que se enriquecen a costa de la ocupación ilegal a la que Israel somete al pueblo palestino

Israel exportó en 2012 dátiles por valor de 45 millones de euros. La mayor parte de los dátiles israelíes se cultivan en las colonias sionistas de Cisjordania y suponen una de las principales fuentes de financiación de los colonos. En España la mayoría de la variedad medjoul provienen de Israel, pregunta al vendedor si al comprarlos no viene su procedencia.

Las colonias, también llamadas asentamientos, además de ser ilegales según el derecho internacional, constituyen la punta de lanza de un sistema odioso de apartheid y limpieza étnica contra los palestinos. Para proteger y desarrollar la colonización, Israel expulsa a los palestinos de sus casas y tierras, les impide el acceso a las fuentes de agua, les agrede y acosa impidiéndoles desplazarse por su propio país, a menudo incluso para acceder a sus propias tierras de cultivo, a sus puestos de trabajo, a los centros educativos o de salud; les reduce a la miseria destruyendo sus cultivos e infraestructuras y boicoteando su economía.

Para proteger y desarrollar la colonización, Israel expulsa a los palestinos de sus casas y tierras, les impide el acceso a las fuentes de agua, les agrede y acosa impidiéndoles desplazarse por su propio país…

Dátiles israelíes Apartheid AhorraMas

¿Cómo reconocerlos?

Los dátiles israelíes suelen ser de la variedad medjoul, también llamada jumbo, más grandes, oscuros y caros de lo habitual. Israel es el mayor productor mundial de dátiles medjoul, un 80% de los cuales se exporta a Europa. Todos los que se venden en el Estado español son importados de Israel.

El envase suele indicar «procedencia: Israel» o «procedencia: valle del Jordán». Si no aparece la procedencia hay que preguntar al vendedor.

Los exportadores son Mehadrin, Carmel-Agrexco y Hadiklaim, y sus marcas comerciales habituales (suelen cambiar de nombre para eludir el boicot) son Isla Bonita, Carmel, King Solomon, Jordan River, Jordan Plains, Jordan Valley, Kalahari, Red Sea, además de la conocida marca valenciana El Monaguillo.

¿Dónde se venden?

Pueden encontrarse en muchas fruterías y tiendas de frutos secos. También se vende una variedad bio en tiendas ecológicas. Algunas cadenas que los comercializan son:

  • El Corte Inglés,
  • AhorraMas y
  • Consum.

La sociedad civil internacional ha recogido el guante lanzado desde Palestina para extender la campaña por todo el planeta, devolviéndonos a una solidaridad de tipo político, que busca ir al núcleo del problema y combatirlo. De esta manera, se trata de apoyar la lucha del pueblo palestino por sus derechos humanos, así como el derecho a la igualdad y a la autodeterminación. El movimiento BDS (Boicot Desinversión y Sanciones) persigue:

  1. El fin de la ocupación de Cisjordania, Jerusalén Este y Franja de Gaza, territorios ocupados ilegalmente por Israel en 1967.
  2. El derecho al retorno de los 7,5 millones de refugiados y refugiadas palestinas que no pueden volver a Palestina.
  3. El reconocimiento de la igualdad de la ciudadanía árabe-palestina dentro de Israel.

El Centro Social Trilce, como Espacio Libre de Apartheid Israelí, continuará haciendo boicot a los productos que, como el grupo Eden Springs Ltd. que existen en el mercado.

Más información sobre los dátiles israelíes aquí


Trilce: Cambiando la sociedad desde la desobediencia
#YoNOComproApartheid

Palestina, la cuestión oculta

Relatos “Contra el olvido”. Como era el pueblo palestino antes de 1948

Mantenemos vivos, en nuestra memoria colectiva, los hechos que nos mostraron Teresa Aranguren y Sandra Barrilaro tras su intervención el pasado mes de abril en nuestro Centro. Hechos históricos y documentados de la existencia de un pueblo, el palestino, organizado: con instituciones, costumbres, economía, relaciones y vida social como la mayoría de los pueblos de la Tierra, antes de la intervención del movimiento sionista y la aquiescencia del colonialismo británico.

Palestina, la cuestión oculta, es un extracto que reproducimos prestado de las autoras del libro Contra el olvido. Una memoria fotográfica de Palestina antes de la Nakba, 1989-1948.

El nombre de Palestina dicho como decimos Italia, Irak, el Cáucaso o la Península Ibérica, parece haber quedado despojado de sentido, como si solo existiese o hubiera existido en cuanto que problema, conicto o como mucho reverso incómodo del Estado de Israel. Pero antes de ser «problema» Palestina fue simplemente Palestina, lo cual es sin duda una obviedad pero una obviedad olvidada. Y ese olvido no es fortuito sino programado.

El término Palestina, que aparece ya en inscripciones egipcias del siglo  antes de Cristo, ha sido el nombre con el que a lo largo de los siglos se ha designado un espacio claramente delimitado desde el punto de vista geográco, histórico, cultural, sociológico, demográco, administrativo y político; entre el Mediterráneo y el Jordán, entre las montañas al norte de Galilea y el desierto de Sinaí, el territorio que en época del Imperio Romano se denominaba Palestina se identica con el que en el siglo, y con el mismo nombre, formaba parte de la provincia siria del Imperio Otomano. Tierra tan antigua como la historia de la humanidad, cargada de connotaciones religiosas e históricas para Oriente y Occidente, Palestina además de todo eso es la tierra donde vivían los palestinos.

El proyecto sionista que comenzó a gestarse en despachos y cancillerías europeas, no solo dibujaba un futuro insospechado entonces para la población árabe de Palestina sino que tenía también que desdibujar su pasado hasta convertirlo en mero preámbulo del futuro Estado judío.

Los primeros colonos del movimiento sionista llegaron a tierra palestina en la década de cuando la región aún estaba bajo dominio otomano. Se instalaron en la fértil llanura costera al norte de Yafa, en tierras adquiridas por el barón Edmond Rothschild, gura clave en la iniciación y promoción del movimiento. Gran parte de esas compras se hicieron aprovechando la legislación de la tierra de  que permitió a la Administración Otomana y a algunos grandes terratenientes que residían en Estambul o en Beirut, hacer provechosos negocios, quedándose con las tierras de notables palestinos que no podían pagar los abusivos impuestos del Imperio para revenderlas después a los altísimos precios que Rothschild y la Palestine Jewish Colonization Asociation () estaban dispuestos a pagar.

Palestina, la cuestión oculta

En esa época la llegada de europeos para instalarse en Tierra Santa no era un fenómeno extraño. Desde mediados de siglo grupos de devotos cristianos y judíos habían emigrado a Palestina atraídos por su reclamo religioso. Las colonias alemanas de la Sociedad de los Templarios que se establecieron en Haifa, Yafa, Jerusalén y otras localidades de la zona o la que un grupo de familias suecas y norteamericanas fundó en un hermoso edicio de Jerusalén —el actual hotel American Colony—, son algunos ejemplos de la huella que aquel lujo de piadosos emigrantes dejó en la zona.

Palestina_moderna__1851
Palestina moderna, 1851. Rapkin, John (1815-1876). Grabado por J. Rapkin, Londres y Nueva York, J. & F. Tallis

Palestina no estaba ni mucho menos cerrada al contacto con los extranjeros. No era una sociedad hostil, ni religiosamente fanática, cuando los primeros colonos del movimiento sionista llegaron allá. Y contrariamente a lo que una ecaz propaganda difundió y sigue difundiendo, la tierra en la que se asentaron ni estaba vacía ni era para nada un desierto.

He aquí la descripción que dos viajeros españoles, José María Fernández Sánchez y Francisco Freire Ferreiro, hacen de la región de Yafa en 1875:

“Existen extensos bosques de granados, naranjos, limoneros, manzanos, cañas de azúcar y palmeras. Sus preciosos jardines tienen gran variedad de plantas, huertos con toda clase de legumbres y hortalizas, regados todos con agua sacada de multitud de norias. La naturaleza es prodigiosa… Posee unos extraordinarios jardines que posiblemente dan las primeras naranjas del mundo… Son los mejores naranjales del mundo.”

En 1891, el escritor judío ruso Asher Ginsberg, que solía firmar con el seudónimo de Ehad Ha’am, tras realizar un viaje a Palestina escribe:

“Tenemos la costumbre de creer, los que vivimos fuera de Israel, que allí la tierra es ahora casi completamente desértica, árida y sin cultivar y que cualquiera que quiera adquirir tierras allí puede hacerlo sin ningún inconveniente. Pero la verdad es muy otra. En todo el país es difícil encontrar campos cultivables que no estén ya cultivados, solo los campos de arena o las montañas de piedras que no sirven para plantaciones permanecen sin cultivar”.

Palestina no era un desierto esperando la llegada de colonos extranjeros que lo hicieran orecer. Como en otras regiones de la cuenca mediterránea, había zonas desérticas y zonas de cultivo, algunas muy fértiles y laboriosamente cultivadas por campesinos asentados allí desde generaciones. El desierto por lo demás sigue siendo desierto.

En realidad las colonias sionistas por sí mismas no eran rentables, su subsistencia dependía del capital de los Rothschild y después del Fondo Nacional Judío. Pero a diferencia de los casi siempre endeudados agricultores locales, los nuevos colonos contaban con una especie de crédito a fondo perdido que no tenían que devolver. Así lo refeja el informe sobre la distribución de la tierra en Palestina, encargado por el Gobierno británico a Sir John Hope Simpson en 1930:

“Gran parte del capital judío invertido en Palestina es simplemente un regalo y por lo tanto no implica intereses ni tasas de amortización… De los asentamientos agrícolas se puede decir que ninguna de las colonias sionistas son autosucientes en el sentido de que serían capaces de salir adelante sin ayuda externa…”

A lo largo de los siglos, en Palestina la tierra podía cambiar de dueño, y de hecho a partir de la segunda mitad del  lo hizo con relativa frecuencia, pero los campesinos que la trabajaban permanecían en ella. Con la llegada de los primeros colonos sionistas, la situación cambió radicalmente. Las familias que en régimen de aparcería o arrendamiento cultivaban desde generaciones los terrenos adquiridos ahora por el multimillonario barón Rothschild o por el Fondo Nacional Judío, se vieron expulsadas de sus hogares y labranzas. El fenómeno se agravó entrado ya el siglo XX cuando la política de judaización del trabajo se convirtió en objetivo prioritario del movimiento sionista.

Un modelo de contrato del Fondo Nacional Judío establecía:

“El arrendatario se compromete a ejecutar cualquier trabajo relacionado con el cultivo de la propiedad usando mano de obra exclusivamente judía… el contrato también dispone que la tierra no podrá ser concedida a alguien no judío. Si el poseedor muere y deja un heredero no judío, el Fondo se acogerá a su derecho de restitución…”

Para el movimiento sionista, la adquisición de tierras no era suciente, tenían que ser tierras libres de sus habitantes.

[…]

Contra el olvido: Una memoria fotográfica de Palestina antes de la Nakba, 1889-1948

Editado por Ediciones del Oriente y del Mediterraneo
Autores: Teresa Aranguren, Sandra Barrilaro, Johnny Mansour, Bichara Khader
Prólogo de Pedro Martínez Montávez
Título: Contra el olvido: Una memoria fotográfica de Palestina antes de la Nakba, 1889-1948
Edición ilustrada formato 297 x 210 mm – Edición bilingüe en árabe y español
ISBN 978-84-943932-4-2 – 240 páginas – PVP 25 euros


Centro Social Trilce
Espacio Libre de Apartheid Israelí

Agua Eden Springs, ¿qué daño hace?

Agua Eden Springs, ¿por qué no comprarla?

Como parte de la campaña #YoNOComproApartheid, el Centro Social Trilce viene denunciando la complicidad de algunas empresas que se enriquecen a costa de la ocupación ilegal a la que Israel somete al pueblo palestino

Con el agua de Eden Springs en el Golán sirio, Israel saca provecho ilegalmente de la ocupación

Agua Eden Springs Ltd. es una empresa israelí que se beneficia directamente de la explotación ilegal de los recursos hídricos del Golán sirio, territorio ocupado ilegalmente por Israel desde el año 1967 y cuya anexión no reconoce ningún país del mundo.

Agua Eden Siprings
Agua Eden Springs —¿Así que quieres mi agua? ¿Qué experiencia tienes en este campo? —¡Este es nuestro mejor éxito! Caricatura de Carlos Latuff.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas respondió aprobando la resolución 497 que establece que “la adquisición de territorio por la fuerza es inadmisible” y que “la decisión israelí de imponer sus leyes, su jurisdicción y su administración al territorio ocupado de las Alturas del Golán es nula y sin valor, y no tiene efecto alguno desde el punto de vista del derecho internacional”.

Eden Springs embotella, comercializa y distribuye el agua de un territorio ilegalmente ocupado, vulnerando de esta forma la legislación internacional, las resoluciones de las Naciones Unidas y la Convención de Ginebra. Universidades, instituciones y empresas de toda Europa han dejado de vender el agua embotellada Eden Springs después de que activistas destacaron el hecho de que la empresa opera con una planta en un asentamiento ilegal israelí.

Eden Springs extrae agua del manantial conocido como Salukia, en el Golán, y la embotella Qatzrin (o Katzrin), un asentamiento ilegal de la misma región.

En diciembre de 1981, el parlamento israelí, la Kneset, aprobó la Ley de las Alturas del Golán, con la que trataba de anexionarse el Golán, imponiendo a los territorios ocupados su jurisdicción y administración. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas respondió más tarde, ese mismo diciembre, aprobando la resolución 497 que establece que “la adquisición de territorio por la fuerza es inadmisible” y que “la decisión israelí de imponer sus leyes, su jurisdicción y su administración al territorio ocupado de las Alturas del Golán es nula y sin valor, y no tiene efecto alguno desde el punto de vista del derecho internacional”.

Fíjate en la marca de los dispensadores de agua en tu oficina, ayuntamiento, sindicato y administraciones públicas y pide que cambien de marca.

La sociedad civil internacional ha recogido el guante lanzado desde Palestina para extender la campaña por todo el planeta, devolviéndonos a una solidaridad de tipo político, que busca ir al núcleo del problema y combatirlo. De esta manera, se trata de apoyar la lucha del pueblo palestino por sus derechos humanos, así como el derecho a la igualdad y a la autodeterminación. El movimiento BDS (Boicot Desinversión y Sanciones) persigue:

  1. El fin de la ocupación de Cisjordania, Jerusalén Este y Franja de Gaza, territorios ocupados ilegalmente por Israel en 1967.
  2. El derecho al retorno de los 7,5 millones de refugiados y refugiadas palestinas que no pueden volver a Palestina.
  3. El reconocimiento de la igualdad de la ciudadanía árabe-palestina dentro de Israel.

El Centro Social Trilce, como Espacio Libre de Apartheid Israelí, continuará haciendo boicot a los productos que, como el grupo Eden Springs Ltd. que existen en el mercado.

Más información sobre Eden Springs aquí


Trilce: Cambiando la sociedad desobedeciendo
#YoNOComproApartheid

La Nakba Palestina (1947-1949): un sociocidio

La Nakba Palestina (1947-1949): un sociocidio

Relatos “Contra el olvido”… Como era el pueblo palestino antes de 1948

Queremos mantener en nuestra memoria colectiva, los hechos que nos mostraron Teresa Aranguren y Sandra Barrilaro tras su intervención el pasado mes de abril  en nuestro Centro. Hechos históricos y documentados de la existencia de un pueblo palestino organizado, con instituciones, costumbres, economía, relaciones y vida social como la mayoría de los pueblos de la Tierra, antes de la intervención del movimiento sionista y la aquiescencia del colonialismo británico.

La Nakba Palestina, es una entrega en la que reproducimos algunos relatos prestados de las autoras del libro Contra el olvido. Una memoria fotográfica de Palestina antes de la Nakba, 1989-1948.

La verdad es que nosotros somos los agresores y ellos se defienden. El país es suyo porque ellos lo habitan, mientras que nosotros queremos venir aquí a implantarnos. (Ben Gurion, primer presidente del Estado de Israel)

La Nakba Palestina (1947-1949): un sociocidio

Profesor Bichara KHADER, Universidad Católica de Lovaina

Entre 1917 y 1947, Palestina fue rehén de las maniobras del colonialismo británico. Cuando en 1917 con la Declaración Balfour Gran Bretaña prometió al movimiento sionista “un hogar nacional judío” en Palestina, los judíos representaban un 6% de la población y apenas poseían el 1% del territorio. Durante los 26 años del Mandato británico (1922-1948) las sucesivas aliyas (oleadas de inmigrantes sionistas) fueron transformando la composición demográfica de Palestina y en 1947 los judíos representaban ya el 33 % de la población total. Sin embargo tan solo poseían el 6´6 % del territorio.  Claramente el apoyo británico al movimiento sionista fue decisivo, aunque conviene tener en cuenta que dicho apoyo no respondía a motivos filantrópicos. Nada más lejos de la realidad: en el contexto del Medio Oriente después de la Primera Guerra Mundial, se produjo  la coincidencia entre el objetivo sionista de colonizar Palestina y el objetivo británico de asegurarse una base de apoyo en las cercanías  del canal de Suez. En realidad Gran Bretaña utilizó el sionismo en interés de su estrategia imperial.

Delegacion_palestina_de_mujeres_en_1938
Delegación palestina de mujeres en la Primera Conferencia de Mujeres Árabes de El Cairo, el 12 de octubre de 1938.

Pero el hecho de que el papel de los británicos haya sido nefasto para el pueblo palestino no debe ocultar la responsabilidad del sionismo que, desde su primer congreso en Basilea en 1897, había decidido establecer un Estado judío en Palestina; lo  que significaba clara y rotundamente la “desarabización” de Palestina o dicho de otro modo la “invisibilización” de su pueblo para permitir la judaización del país. El eslogan propagandístico del inicio del siglo XX, una tierra sin pueblo para un pueblo sin tierra es el núcleo duro de la ideología del sionismo. Chaim Weizmann, uno de los máximos dirigentes del movimiento, lo reconoce cándidamente: “Si uno lee los textos sionistas… no encuentra casi ninguna mención de los árabes”.

Pero los palestinos existían, habitaban su tierra y la defendieron, como lo revelan las numerosas revueltas contra la política británica de complicidad con el proyecto sionista que jalonaron los años del Mandato, entre las dos guerras mundiales. Ben Gurion, futuro presidente de Israel, hace en esos años esta sorprendente declaración: “La verdad es que nosotros somos los agresores y ellos se defienden. El país es suyo porque ellos lo habitan, mientras que nosotros queremos venir aquí a implantarnos”.

[…]


Centro Social Trilce
Espacio Libre de Apartheid Israelí